La Orden de Santo Tomás de Acre

17.08.2020


SC 8/331/15661 . Royal Letter 4091 .

The National Archives, Kew 

Carta del maestre y los hermanos de la Orden de Santo Tomás de Acre al rey Eduardo I pidiéndole su integración en la Orden del Temple.

Quizás una de las órdenes militares menos conocidas y tratadas sea la de Santo Tomas de Acre. Esta orden nació durante la tercera cruzada, cuando en la ciudad de Acre se consagraba una pequeña capilla en honor a Tomás Becket, quien fue asesinado por petición de Enrique II en diciembre del año 1170. 

Según afirmaba el catedrático de Historia Medieval Carlos de Ayala, esta fundación de la orden sería probablemente auspiciada por el propio rey Ricardo I, y aunque sus labores principales siempre estuvieron relacionadas con las actividades hospitalarias y humanitarias, la orden se militarizó por iniciativa del obispo de Winchester Pedro de Roches, quien estuvo en Tierra Santa a finales de la década de 1220.

De esta manera, la Orden de Santo Tomas de Acre se convertía en orden militar siendo aprobada por Gregorio IX en el año 1236. A pesar de ello, el papel que jugó esta orden en Tierra Santa no es digno de mención. De hecho y durante la evacuación de Acre, los miembros de esta orden pensaron seriamente en integrarse en la del Temple.

El maestre y los hermanos de Santo Tomás de Acre, a finales del siglo XIII, solicitaban de forma unánime al rey trasladarse ellos mismos, sus casas, sus tierras y sus bienes a la Orden de Temple, tal y como podemos ver en el documento de la imagen.

El Papa se opuso directamente a su deseo, no permitiendo de ninguna de las maneras esta unión. Finalmente, esta orden en su faceta militar, terminó por desaparecer a mediados del siglo XIV. Continuó entonces bajo la disciplina agustiniana, hasta que fue disuelta en la primera mitad del siglo XVI. 


Santiago Soler Seguí.