Un artículo de la regla primitiva de la Orden del Temple

01.08.2020

Tous tens, a disner et a souper dou convent, soit leue la sainte lesson, se estre puet. Se nos amons Dieu et toutes les soes saintes paroles e les siens sains comandamens, devons ententivement desierer et oyr: le lizeor qui lit la lesson vos enseigne a tenir silence ainz qu'il comencé a lire.

Siempre, en la comida y la cena del convento y de ser posible, que se lean las Sagradas Escrituras. Si amamos a Dios y a todas Sus sagradas palabras y Sus sagrados mandamientos, deberíamos desear escucharlos atentamente; el lector de la lección os dirá que guardéis silencio antes de iniciar la lectura.


En este capítulo de la Regla primitiva de la Orden del Temple, se recordaba a los hermanos como debían comer en silencio y escuchando la lectura de las Sagradas Escrituras. Para ello, entre los años 1155 y 1185, el maestre de la Orden en Inglaterra, Ricardo de Hastings junto con el hermano Oto de Saint-Omer, ordenaba realizar la traducción del Libro de los jueces, libro perteneciente al Antiguo Testamento, y manuscrito que posteriormente será conocido como manuscrito "Didot". Esta traducción sería la destinada a ser leída en el refectorio durante la comida y cena de los hermanos.


La imagen que podemos ver más arriba corresponde a uno de los folios de esta traducción, manuscrito que se encuentra custodiado en la Biblioteca Nacional de Francia, Departamento de Manuscritos, con la signatura NAF 1404, El autor de la traducción encargada por los dos hermanos templarios, tan solo quería una curiosa forma de pago por el trabajo realizado: ingresar en la Orden. 


Santiago Soler Seguí